logo-sticky

Tratamiento del agua para su piscina: prioridad absoluta, confort garantizado

Publicado el jueves, 6 agosto 2020

El agua es un entorno de vida donde se desarrollan muchos microorganismos: bacterias, virus, hongos y algas. Por ello, para disfrutar de un baño agradable y saludable es imprescindible tratar el agua correctamente. Se trata de un juego de equilibrio entre diferentes factores: la utilización de la piscina por los bañistas, el entorno natural y las condiciones climáticas (sol, lluvia, viento,…).

Hay soluciones para cada piscina y, si la química no es su fuerte, tenemos a su disposición sistemas automáticos de alto rendimiento que harán el trabajo por usted.

LA FILTRACIÓN, EL PRIMER PASO PARA TENER UN AGUA SALUDABLE


Toda piscina debe estar equipada con un sistema de filtración, a menos que desee convertirla en un estanque…! La función del filtro es retener la mayor parte de las impurezas del agua de la piscina. El agua de la piscina, gracias a la bomba, es aspirada y guiada a la filtración, y las impurezas contenidas en el agua son retenidas en lo que denominamos medio filtrante.

 

Hay diferentes tipos de filtro: filtros de arena (que pueden utilizar medio filtrante de arena o cristal), filtros de cartucho y, los menos comunes, los filtros de diatomeas. Cada uno de ellos tiene una efectividad garantizada. El sistema de filtro de cristal garantiza una filtración más fina y un mantenimiento más sencillo.

 

La filtración representa el 80% del proceso de purificación del agua de la piscina. También es necesario realizar un tratamiento químico para que el agua esté limpia, clara, equilibrada y desinfectada.


TRATAMIENTO QUÍMICO EN DOS PASOS: EQUILIBRAR EL PH Y DESINFECTAR


El pH (nivel de acidez del agua) es el punto de partida para cualquier tratamiento eficaz. Tiene un impacto muy importante en el comportamiento de los desinfectantes y en la calidad del agua de la piscina. El nivel ideal de pH debe estar entre 7,2 y 7,4. El pH del agua que utilice para llenar su piscina será evaluado por el distribuidor de la piscina durante la instalación. Ellos se encargarán de determinar si tiene que inyectar pH+ o pH– para mantener un equilibrio adecuado.

El segundo paso es desinfectar el agua. El tratamiento con cloro es la técnica más extendida para eliminar las bacterias. La cantidad necesaria para un tratamiento adecuado viene determinada por un valor denominado potencial Redox del agua. El Redox mide el potencial de desinfección del agua.

 

Si es reacio a inyectar cloro directamente en la piscina, una alternativa económica y ecológica puede ser la electrólisis salina. Simplemente tiene que añadir sal en el agua con una proporción de 4g/l (9 veces menos que el agua del mar) y los iones de la sal se convertirán en cloro natural - un potente desinfectante - con una reacción de electrólisis en el dispositivo.

 

El tratamiento del agua ideal para su piel, su bienestar y el medio ambiente, es el tratamiento del agua con magnesio.Este tratamiento tiene el mismo principio que la electrólisis salina, pero utilizando minerales patentados de magnesio. Básicamente, estará nadando en agua mineral.


SISTEMAS DE REGULACIÓN AUTÓNOMOS QUE HACEN LA VIDA MÁS FÁCIL


El mejor juez que determina si el proceso de desinfección está funcionando correctamente o no, es el ser humano. Sin embargo, la manipulación de productos químicos no es el mejor sistema, y el tratamiento manual del agua es un procedimiento que requiere mucho tiempo. En poco tiempo se dará cuenta de que vale la pena equipar su piscina con un sistema de desinfección automático.



Las soluciones Zodiac® han sido diseñadas para liberar a los usuarios de hacer las tareas que el tratamiento del agua requiere, sean cuales sean sus preferencias:

 

  • Reguladores de pH autónomos para proporcionar el pH óptimo independientemente del sistema de desinfección utilizado.
 
 
  • Cloradores salinos de fácil instalación y larga duración que no requieren la manipulación de productos químicos. Con modelos evolutivos y módulos opcionales para la regulación del pH y el cloro.
 
  • El sistema patentado MagnaPool® para el tratamiento del agua con magnesio, combinando una calidad de baño inmejorable, una total transparencia del agua y el respeto por el medio ambiente.