Al continuar su navegación en este sitio, usted acepta el uso de cookies para permitirnos mejorar su experiencia de usuario.
Más información.
¿Ha encontrado la información que buscaba?
No
¡Gracias por su respuesta!
Gracias por su respuesta. Sentimos que no haya podido encontrar lo que buscaba.
No dude en especificar su solicitud, estaremos encantados de ayudarle.
Consejos

Soluciones para acabar con el agua verde de la piscina

publicado el martes, 9 de octubre de 2018 |

A menudo, el agua de la piscina se vuelve verde. Este fenómeno, causado por el crecimiento de las algas, es uno de los momentos molestos que muchos propietarios de piscinas experimentan tarde o temprano. A pesar de esto, puede estar tranquilo, ya que existen métodos preventivos y soluciones eficaces para conseguir que el agua de su piscina vuelva a ser cristalina.

 

 

 

 

 

Razones por las que el agua de la piscina se puede volver verde

Existen diferentes indicadores que nos muestran que están creciendo algas en nuestra piscina: el agua cambia de color y se vuelve opaca, y las paredes son viscosas y resbaladizas.

El crecimiento de algas está relacionado con cuatro factores principales: puede haber un problema con el sistema de tratamiento del agua o el sistema de filtración, un mantenimiento incorrecto de la piscina o puede que el agua esté demasiado caliente.
A menudo, el desarrollo de las algas no se debe a una sola causa, sino que es una combinación de factores que favorecen su crecimiento.

Si detecta que en su piscina están creciendo algas, lo primero que hay que hacer es dejar de usar la piscina, ya que es posible que este crecimiento vaya acompañado de un aumento de las bacterias.

 

Cómo eliminar las algas: medidas importantes a tomar

CÓMO ELIMINAR LAS ALGASComience examinando y corrigiendo el nivel del pH. Si es demasiado alto (por encima del 7,6, color rojo o púrpura en los analizadores de pH habituales), ningún tratamiento funcionará adecuadamente.

Si usted trata la piscina con tabletas estabilizadas de cloro, asegúrese de que el nivel del estabilizador (también conocido como ácido cianúrico) no sea demasiado elevado (por encima de 50 ppm). En ese caso, se bloquea la acción del cloro y la única solución es vaciar una parte de la piscina (1/4 o 1/3 parte según sea necesario) para reducir la concentración del estabilizador.

Una vez comprobado esto puede comenzar con la filtración: dependiendo de la cantidad existente de algas, el tiempo de filtración puede ser bastante largo. Ponga la filtración en marcha entre 24-48 horas, comprobando durante el día si el filtro necesita ser limpiado (acumulación de impurezas).


Durante este proceso, tan pronto como pueda ver los laterales y el fondo de la piscina con más claridad, cepille manualmente las zonas en las que existan algas.

limpiafondos electricos

Si el agua continúa turbia incluso después de esta operación, realice un tratamiento de choque.

Con el sistema de filtración en funcionamiento, añada cloro en la piscina para eliminar las algas que todavía estén presentes en el agua (siga las instrucciones para la dosificación). No utilice la piscina después del tratamiento de choque con cloro. Podrá utilizar la piscina cuando su valor esté en el punto adecuado para el baño.

Los residuos se depositarán en el fondo de la piscina y el agua se volverá más clara. Aspire la suciedad utilizando su aspirador manual y con la filtración en modo vaciado. Para retirar las impurezas de la superficie, vuelva a encender el sistema de filtración para que esta suciedad sea aspirada por los skimmers.

Si el agua todavía sigue “sucia” después del tratamiento de choque, puede utilizar un floculante que mejore el rendimiento del filtro de arena y aclare el agua con mayor rapidez. Durante esta etapa, apague la bomba y no utilice la piscina durante al menos seis horas. A continuación, vuelva a encender la filtración y succione la suciedad con su aspirador. Realice un “contralavado” más largo después de esta floculación.

Dependiendo de la propagación de las algas, es posible completar el tratamiento añadiendo un alguicida en el agua. Este producto destruye las algas con su acción.

En verano, la piscina se suele utilizar con mayor frecuencia, y puede que la temperatura del agua sea bastante elevada (por encima de los 26°C). En ese caso, tendrá que aumentar el tiempo de filtración diario para que el agua permanezca clara en todas las circunstancias. De forma habitual, la bomba de filtración debe estar en funcionamiento de acuerdo con las siguientes normas:
- Bomba estándar de una sola velocidad: duración de la filtración diaria (horas) = temperatura del agua (°C) / 2
- Bomba de velocidad variable: temperatura del agua (°C) / 1.5

 


Cómo evitar que las algas vuelvan a aparecer

Controlar el pHLa mejor forma de evitar el crecimiento de las algas es asegurarse de que las condiciones de la piscina no sean favorables para su crecimiento y desarrollo. Para ello, a continuación mostramos algunos parámetros que deberá controlar:


Controlar el pH, que debe estar entre 7 y 7,6, con un nivel ideal situado entre 7,2 y 7,4. Para ello, la opción más sencilla es contar con un dosificador automático de pH (control y regulación de pH +/-). El pH Expert cuenta con una protección contra sobredosificación de producto que le ayudará a estar totalmente tranquilo.


Use desinfectantes teniendo cuidado de utilizar las dosis correctas. Una dosis demasiado alta del producto es tan perjudicial como una demasiada baja. Un regulador automático como Chlor Expert o un sistema de producción automática de desinfectante, como la electrólisis salina, le ayudará a estar totalmente tranquilo.


Realice un tratamiento adicional antialgas 2 o 3 veces al mes si el desinfectante que utiliza no es un alguicida. Esta operación puede repetirse con mayor frecuencia en piscinas con temperaturas altas.


Limpie regularmente la piscina y de forma minuciosa al menos una vez a la semana. Disponemos de una variada gama de limpiafondos automáticos para facilitarle esta tarea.


• Compruebe y realice el mantenimiento adecuado al sistema de filtración.


Compruebe los niveles de fosfatos, el alimento favorito de las algas. Dependiendo de la zona donde esté la piscina, puede que el agua que utilice para su piscina sea naturalmente rica en fosfatos. Si este es el caso, deberá utilizar un producto especial anti fosfatos.

 

publicado el martes, 9 de octubre de 2018 |